El “Callan Method” Como se aprende

Liberty Language School emplea el “Callan Method” el cual enseña inglés en una cuarta parte del tiempo.

 

Como se aprende

La capacidad de comunicarse en una lengua nueva no sólo depende del conocimiento teórico, es sobre todo una cuestión de práctica.

Hay dos principios:

  1. El único modo de adquirir seguridad y fluidez en una lengua es practicándola y hablándola.
  2. La manera más efectiva para aprender una lengua es la repetición.

Estos son los principios básicos que se reúnen en un método estimulante y efectivo, basado en la interacción entre estudiante y profesor. Las clases consisten en un ‘diálogo guiado’ en el que el estudiante es enseñado a usar nuevas palabras y formas gramaticales siguiendo un orden de dificultad creciente. El estudiante empieza con un vocabulario y nivel de construcción básico situándose en diferentes conversaciones para gradualmente ir introduciendo formas más complejas y avanzadas.

 

Primer paso – Entender y hablar

El diálogo entre el estudiante y el profesor tiene la forma de “PreguntaRespuesta“. Cada nueva palabra es explicada por el profesor e inmediatamente hace una serie de preguntas basándose en el vocabulario correspondiente al nivel en que se encuentre dicho alumno. Entonces se le pide al alumno que responda empleando una frase completa para que el nuevo vocabulario pueda ser asimilado y usado en el contexto de una construcción completa, coherente y gramaticalmente correcta. Para asegurar una buena pronunciación, las palabras son introducidas verbalmente porque el inglés no se escribe fonéticamente. Como resultado, el aprendizaje oral permite memorizar las palabras de la manera que son pronunciadas, evitando una posible confusión con la manera de que están escritas. En esta fase el profesor es ‘el guía’, ayudando al alumno a construir la respuesta, animándole y proporcionándole las palabras cuando sea necesario. Esta ayuda permite al alumno superar la primera dificultad y empezar a emplear una de las reglas fundamentales en el proceso de aprendizaje de cualquier idioma: Hablar sin pensar.

 

 

Segundo paso – Repetir para asimilar

La mejor manera de acordarse de algo es repetirlo. Todo lo que se introduce en la clase será revisado durante las siguientes clases. Las mismas palabras, oídas y usadas en situaciones distintas dentro del contexto de una gran variedad de preguntas, serán gradualmente y con seguridad asimiladas.

Esta revisión sistemática es un mecanismo fundamental no sólo para memorizar vocabulario sino también para aumentar fluidez y espontaneidad cuando se construyen frases o se usan verbos. Cualquier construcción que pareció difícil de entender la primera vez será menos difícil la segunda vez y más fácil la tercera y así.

Pasando un tiempo el alumno será capaz de responder las preguntas más rápidamente y más confiadamente, y la labor del profesor pasa a ser la de un entrenador, empujando al alumno a responder las preguntas incluso más rápidamente y a hablar directamente (sin tener que primero pensar y traducir), también corrigiendo cualquier error y ayudando a perfeccionar la pronunciación.

 

 

Tercer paso – Leer y escribir

Cuando el alumno ha asimilado el material y puede usarlo correcta y espontáneamente en clase, el profesor pasa a la lectura.

El estudiante puede ahora leer las palabras que el ya ha oído y usado muchas veces sin el riesgo de cometer errores en la pronunciación. El proceso de aprendizaje es completado con la escritura mediante dictados que son revisados en casa por el estudiante (no se preocupe si al principio comete muchos errores).

 

Inglés rápido en clase porque es rápido fuera

Otro importante aspecto de la clase es la velocidad. Cada uno habla su propia lengua rápidamente o por lo menos eso es lo que parece a otros. Con este método los estudiantes se adaptan a la velocidad natural de habla de los profesores y no viceversa.

Desde el primer momento en el que el alumno entre en clase se encontrará con un profesor nativo que hable a un ritmo de 240 palabras por minuto, comparándose con el ritmo normal de 170-180 palabras por minuto. Los profesores hablan rápidamente para conseguir que los alumnos se hagan al inglés hablado en la calle, lleno de abreviaturas y contracciones y no les permiten traducir o pensar en su propio idioma. En este ambiente de urgencia el estudiante es forzado a entender ‘al vuelo’, propio de una situación real. Todos los diferentes profesores tienen turnos para dar la clase, lo que permite al alumno habituarse a diferentes voces y acentos.

 

Resultados

La efectividad del método es total puesto que durante el aprendizaje el alumno se va dando cuenta de su propio progreso, ya que el hombre medio lleva estudiando inglés muchos años sin aprender o mejorar. Además reúne dos ventajas respecto a cualquier forma de aprender inglés:

  1. El aprendizaje es cuatro veces más rápido de lo normal.
  2. Se consigue entender y hablar con fluidez pronunciando correctamente.